20131120 El progreso nace de la crítica, no de la ley.

Alguien dijo una vez que donde se quemen libros se quemarán personas, acertó, ¿pero que pasará donde se anule la esencia de los libros? ¿se anulará a las personas?

quema_de_libros_2

Hay palabras que cortan el viento como una afilada hoja de caña, palabras que hieren más allá del significado verbal de las mismas porque las personas que le dan forma pareciesen ser entes incapaces de tales obras. La palabra culpable en si no es más que un concepto sin trascendencia, pero ideada desde un proclamador de masas hiere en el sentido mismo de la sociedad que se deja llevar y manipular por tales conceptos.

No existen los culpables, el mal forma parte de la naturaleza y de la necesidad emocional de crear buenos y malos, justos y culpables, todas contraposiciones por dar sentido a lo que somos o hemos sido.

Existen puntos de vista, subjetividades de una misma realidad y aquello que nos hace humanos no es el amor ni el arte, siquiera el lenguaje, sino la capacidad de enfrentarnos a las dualidades y ver con los ojos del contrario como ve él el mundo por llegar a un consenso de convivencia.

Pero si no la sociedad el ser humano en si sigue siendo un primate, la estructura invariable del poder sigue regida por pequeños hombres con altas miras que sobreviven creando dualidades, y más allá de ellas algo aún más complejo, grupos diferenciados que dividen y fragmentan aún más eso que llamamos sociedad, eso que somos o éramos antes de desliar las banderas del individualismo y las modas excluyentes.

Ya lo decían aquellos maestros de la legión, aquellos druidas del metal y la sangre, “divide y vencerás” y vencidos nos hayamos desde hace unos años.

La pasividad de este ser vivo interpersonal que es el ser humano, esa colmena de abejas exentas de miel se agota, no porque la miel no fluya, sino porque la colmena se hace pequeña.

“Y lo que la hace pequeña es la incultura, necesaria para que esa miel siga fluyendo.”

En la obra de Fahrenheit 451 de Ray Bradbury un gobierno desalmado prohíbe los libros, peligrosos instrumentos que pueden despertar a la sociedad contra si misma, contra el poder, mientras los prohíbe la sociedad adormece ante tanta información… pero la realidad siempre supera la ficción, es más sutil eliminar la esencia critica del arte, hacerlo “comercial”, a prohibirlo en si mismo.

No queramos ver en una “mancha firmada” un amanecer, porque un amanecer solo se ve cuando no esta nublado.

Anuncios

Los comentarios son el alimento de estos blog's

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s