OFFR-73

Descarga en PDF: http://1drv.ms/1yWaXU1


OFFR-73

Se perdía su miraba en el oscuro océano pacífico, era su turno de descanso y como de costumbre iba al borde de la plataforma1 de aterrizaje a contemplar el horizonte. Aquella vista desde lo alto de la plataforma la relajaba, el infinito océano casi se fundía con el cielo en la lejanía a no ser por el centelleo de alguna tormenta. Era algo mágico. Siempre iba sola, su trato con los demás miembros era cordial pero lo más escaso posible, no se podía decir que era alguien sociable o que gustase de trabajar en equipo, pero era la mejor en su tarea. Sin duda, una de los técnicos en computación más metódicos y constantes con los que se contaba en la plataforma. Puede que la unión haga la fuerza, pero ella siempre había pensado que no todos los trabajos requieren de “fuerza” para ser llevados a cabo, a veces una persona brillante se puede ver limitada por los demás. A fin de cuentas, una unión siempre requiere de un único líder, ¿no es así? Abrió uno de los bolsillos del pecho de su mono de trabajo y saco una delgada varita plateada con un accionador táctil, pasó el índice por él a la vez que se pasaba un extremo de la varita por los labios. El accionador táctil tomó un tono anaranjado y un vapor manó del extremo más próximo a su rostro. Protector labial vaporizado pensó. Aquellos instantes en los que prácticamente todo daba igual eran sin duda los mejores del día, se podía salir de la central después de horas de trabajo donde el día y la noche carecían de sentido, y sentir la brisa marina a la vez que se electrizaba el pelo. Ver el juego de las olas rizar la superficie del océano era lo que la había empujado a trabajar allí. Lo más fascinante de aquel momento era la libertad del caos. En un mundo donde nada escapa a la información, donde ya tomar la carretera para perderse no significa ir a lo desconocido, ver el caos y la oscuridad del océano si era una especie de libertad al alcance de la mano. El universo quedaba aún muy distante siquiera para pensar en él, pero las profundidades marinas repletas de tesoros y restos de tiempos mejores guardaban casi algo de romanticismo dentro de su ser. Y allí estaba en el borde de la plataforma con los pies suspendidos casi a 100 metros del agua. Entonces Dors tenía 22 años. plastic-ocean-garbage


1 plataforma: se refiere a la plataforma oceánica OFFR-73 (Oceane Fish Farm Recovery), donde ella desempeñaba su función como técnico informático, propiedad de la Federación de las Naciones Unidas, era una de las cientos de centrales repartidas por el Pacífico para la recuperación de los caladeros marinos y del krill oceánico, durante el periodo del colapso medioambiental en la Tierra.


Nota: micro inspirado en http://www.taringa.net/posts/info/17979811/Y-si-dejamos-de-ser-egoistas-Propio.html

Anuncios

Los comentarios son el alimento de estos blog's

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s